El aloe vera es una planta de enormes ventajas medicinales, por ello muchos desean saber cómo cultivar Aloe vera o sábila.

 En tal sentido, damos a continuación algunas recomendaciones para poder sembrarla en casa, de manera que siempre puedas tener tu pequeña reserva permanente de este maravilloso organismo vegetal.

Pasos iniciales

Lo primero que se requiere es tener tiestos grandes, pues el aloe suele sacar grandes raíces al madurar. En tal sentido, se recomienda que se siembre en materos de arcilla cocida, mismos que además ayudan a simular mejor las condiciones de la tierra en un ambiente natural.

Es importante considerar que en el tiesto debe colocarse una mitad de tierra y otra de turba enriquecida. No se coloca ni ningún sustrato salino, pues la sal es muy dañina para este tipo de vegetación.

También, debes tener en cuenta el lugar donde vas a situar la planta. Esto obedece al hecho de que la sábila requiere de muchísimo sol y por lo tanto no es una planta de interior.

Por ello, debes prever tener una ventana, patio, terraza o balcón a la hora de planificar cómo cultivar Aloe vera o sábila.

Sembrado y cuidado de la planta

Esta planta se reproduce rápido. Alrededor de la sábila original siempre crecen pequeños brotes, llamados esquejes, en derredor; mismos que puedes trasladar una vez tengan una altura promedio de unos cuatro dedos.

Al sembrar los esquejes, debes sacarlos con cuidado, tanto porque la planta es delicada como porque posee algunas espinas que te pueden lastimar.

Se recomienda que la entierres  la sábila un poco, pues cuando son pequeñas sus raíces son débiles y no garantizan sustentación.

Otro dato interesante es que no debes regalarla por algunos días luego de trasplantarlas, pues sus raíces deben recuperarse y el exceso de agua las puede dañar.

No te preocupes por posible resequedad, pues estas plantas guardan abundante líquido en sus hojas. Además, recuerda que es una variedad cactácea y por lo tanto resiste bastante los periodos secos.

Finalmente,  un último consejo sobre cómo cultivar Aloe vera o sábila atañe a tener cuidado con la tierra.

Arranca brotes de otras plantas que surjan en derredor, pues le roban nutrientes a tu aloe vera. Igualmente, coloca fertilizantes una vez al año, o mejor aún si le suministras humus. La idea es que la planta logre obtener suficientes elementos del ambiente para tener unas hojas fuertes y llenas de sustancias vigorosas.

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com